QUÉ ALEGRÍA, CUANDO ME DIJERON…