Nuestros catequistas, un regalo de Dios.