La conversión, un fruto de la PASCUA