JMJ EN LISBOA: la fe compartida.