DI «SÍ» AL SUEÑO DE DIOS