Domingo 8 de Julio: los de casa, no creen en Jesús